Mi salto a Mac

Hacia finales de Agosto de este año se cumplirán mis 2 años desde que abandoné el uso de Windows para pasarme al Mac OS X, concretamente al Tiger y lo cierto es que no me arrepiento para nada del cambio.

Tengo un amigo que ya era usuario de Mac con anterioridad y siempre me lo recomendó. Lo cierto es que nunca me decidí a dar el salto por el tema de “compatibilidad” con Windows, hasta que hace 2 años, más o menos, Apple se decidió a cambiar sus chips de PowerPC de IBM por los actuales Intel, posibilitando de esta manera la instalación de Windows en los ordenadores Mac.

Este fué ni más ni menos el motivo por el que finalmente me decidí a dar el salto al mundo Mac. El hecho de saber que si tenía cualquier tipo de problema de compatibilidad tenía la posibilidad de instalar Windows me dió seguridad, lo mismo que a otros muchos por aquellas fechas, de este modo me convertí en un “switcher”, así nos llaman a los que nos pasamos de una plataforma a la otra.

A día de hoy tengo que confensar que aquello que vi en su día como una gran ventaja y que fué lo que me lanzó al cambio se ha convertido en algo necesario sólo en casos muy puntuales, concretamente el MSMoney (me da pereza pasarme a otro), y para algún que otro pequeño EXE que necesito. Todo lo demás lo utilizo directamente en el Mac.

Cuando me lancé al cambio me decidí por un Imac Core Duo y me deshice de mi antigua torre de PC. ¿Lo primero que note?, SILENCIO ! no se escuchaba ni un sólo ventilador! es lo primero de lo que uno se da cuenta, sobre todo si como era mi caso cada vez que encendías el PC parecía que estaba despegando el Challenger desde Cabo Cañaveral !!! En realidad lo primero que uno ve es la diferencia estética, las líneas cuidadas, el color blanco, todo integrado en la pantalla, uno se enamora sólo con mirarlo. En mi caso desde luego fue amor a primera vista…

Una vez encendido… que puedo decir, al principio todo es nuevo y cuesta un poco hacerse con el tema, hay que cambiar algunos conceptos que uno tiene grabados a fuego desde hace años utilizando el “Ventanas”, pero una vez cambias el chip todo es muy sencillo, y lo cierto es que no se tarda demasiado en cogerle el truco.

Resumiendo, en estos casi dos años que llevo siendo usuario de Mac he vuelto a disfrutar trabajando con el ordenador, sin cuelgues, sin formateos, sin pantallazos, sin volverse loco con los drivers, sin virus, todo de forma sencilla e intuitiva. Lo cierto es que han sido todo satisfacciones en este tiempo, y cuando más consciente soy del cambio es cuando cada día en mi trabajo tengo que sentarme delante del Windows….

Ahora ya no estoy con el Tiger, me he pasado al Leopard, la última versión del Mac OS X, y tiene algunas cosas realmente increíbles, pero eso será otra historia…

Anuncios
Explore posts in the same categories: Mac

Etiquetas:

Both comments and pings are currently closed.


A %d blogueros les gusta esto: