Falsos mitos: el gesto del pulgar arriba.

Con el paso de los años o de los siglos adoptamos algunas costumbres a las que les damos algún tipo de significado pero que en su época tenían un significado totalmente distinto. Esta interpretación errónea se transmite de generación en generación hasta convertirse en “la correcta” aunque en realidad no sea así.

Hoy hablaremos sobre el gesto de pulgar arriba, que forma parte del lenguaje gestual universal. Desde la China hasta Alcorcón, todos interpretamos este signo como una aprobación de algo, la traducción escrita podría ser un OK (otro día hablaremos del OK y su orígen, que también es muy curioso).

Sin embargo en la época romana tenía un significado muy distinto. Todos estamos acostumbrados a ver en las películas sobre el Imperio Romano una lucha de gladiadores, y cuando uno de ellos está vencido en el suelo, el que se encuentra de pié sobre él mira al emperador esperando el gesto para saber si le perdona o no la vida. Es aquí cuando las películas nos inducen al error haciendonos creer que el pulgar hacia arriba era el gesto para perdonar la vida y hacia abajo la orden para acabar con la vida del derrotado.

La realidad es muy distinta, más bien justo al contrario. Si el César extendía su brazo y mostraba su pulgar hacia abajo y ligeramente hacia adelante, el vencedor debía dejar caer sus armas y perdonar al vencido, pero si el César colocaba su pulgar hacia arriba y ligeramente apuntado hacia el pecho o la garganta, el vencedor debía rematar al vencido.

¿Curioso que nuestra interpretación actual sea justo la contraria no?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Historia

Etiquetas:

Both comments and pings are currently closed.


A %d blogueros les gusta esto: