El político profesional o la profesión política.

El fin de semana pasado comentando con unos amigos sobre los típicos enchufismos en los organismos públicos, chanchullos varios y otras “lindezas” habitualmente unidas a la política en España, salió a discusión un tema muy interesante.

Un amigo, muy sabio por cierto, comentaba que en este país (España), la gente tiende a la política como una profesión, es decir como una forma de ganarse la vida, vamos, que es político como podía haber sido fontanero, ganadero, administrativo, ingeniero o funcionario. Pero, ¿que diferencia la profesión de político de casi todo el resto de profesiones que hay? pues muy sencillo, en la mayor parte de las ocasiones estas profesiones requieres o bien unos estudios o examenes para acceder a ellas o bien una preparación y unos conocimientos. Vamos que no cualquiera puede ser fontanero ni ingeniero, ni…

Sin embargo, ¿que se le requiere a un político para serlo? pues actualmente simplemente que sea elegido por votación. Ni más ni menos. Es cierto que no es tan sencillo, no se puede presentar cualquiera sin más y hay una ligera “criba”, pero esta no tiene nada que ver con la preparación, ni con la capacidad para ser político.

Resumiendo, los políticos son, en su gran mayoría, no políticos profesionales (capacitados para serlo) si no de profesión político (una forma de ganarse el pan) que no es lo mismo ni parecido. A los del segundo tipo lo único que les interesa es mantener su puesto de trabajo que es la única forma que tienen de ganarse la vida. Y para defender su puesto de trabajo son capaces de hacer cualquier cosa, lo que incluye tambíen actos poco éticos y algunas veces hasta ilegales, tenemos miles de ejemplos en prensa… al fin y al cabo se están jugando “el pan de sus hijos” ¿no?

Si a todos los demás se nos exige una profesionalización o unos conocimientos o un aprendizaje para ejercer nuestro trabajo, ¿no debería de ocurrir lo mismo con los políticos?. Decisiones de gran importancia están a veces en manos de gente que no está preparada para tomarlas y sin embargo toman esas decisiones.

Queda claro que la política es una profesión con la que ganarse la vida (y muy bien en muchos casos), pero para acceder a ella deberíamos exigir más de lo que exigimos, al menos que fueran unos profesionales de su trabajo con una adecuada preparación para ejercer el puesto que se les encomienda.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Politica

Etiquetas:

Both comments and pings are currently closed.


A %d blogueros les gusta esto: