Movistar y su fracaso en el lanzamiento del iPhone 3G

Como ya de todos es sabido, más que nada por que nos han bombardeado estos últimos días, Movistar finalmente hizo el lanzamiento del iPhone el día 11 de Julio, lanzamiento que fué a nivel global en 22 países. ¿Qué nos ha demostrado este lanzamiento? Pues ni más ni menos que Movistar no estaba preparada para semejante hazaña. Si esto hubiese pasado en otra empresa probablemente mucha gente estaría ya de patitas en la calle. Como el Viernes estaba de vacaciones aproveché para darme una vuelta por unos cuantos distribuidores de mi ciudad que iban a vender el iPhone 3G, no con la intención de comprarlo, pero sí para recopilar algo de información y ver como estaba el tema.

Para empezar una pésima distribución. Los terminales salieron de Madrid el Jueves de tarde. Conociendo un poco el mundo de la logística, y estoy seguro de que en Movistar alguién está al tanto de estos temas, si uno manda desde Madrid los terminales al resto de España con un poco de suerte estarán a primera hora de la mañana (entre las 8 y las 10) en los centros de reparto de las distintas ciudades y desde ahí falta aún el reparto a las distintas tiendas, y eso lleva su tiempo. Consecuencia: muy pocas tiendas tenían sus terminales a primera hora y muchas de ellas ni siquiera los recibieron durante la mañana, algunas incluso ni el mismo viernes. Esto demuestra una falta de previsión absoluta por parte de Movistar que podía haber enviado los iPhones el miercoles tarde para garantizar al 99% que todas sus tiendas tuvieran los terminales el viernes a primera hora.

No hubo grandes colas en mi ciudad, y en muchas tiendas la poca gente que esperaba el terminal desaparecieron rápidamente al saber que no se habían recibido y que ni siquiera tenían una previsión de cuando los tendrían.

En las pocas que sí tenían el terminal disponible se agotaron rápidamente, aunque en realidad no vendieron la totalidad de los recibidos. En la tienda oficial de Movistar tan sólo habían recibido 16 terminales todos de 8Gb y tenían instrucciones de poner a la venta sólo la mitad de ellos. El resto quedarían para la venta el sábado.

Para colmo de males, el programa informático de Movistar no admitía el canje de puntos, con lo cual sólo se podían tramitar las nuevas altas. Otra metedura de pata de Movistar…

No contentos con esto, el programa informático estaba colapsado, siendo necesarios más de 20 minutos para la activación de cada terminal. Más colas y la gente esperando… Y a esto se añadía la falta de experiencia de muchos de los vendedores, algunas personas envíadas por Movistar después de hacer un pequeño cursillo para la campaña de venta que corrían de un lado para otro desesperadas por la lentitud del programa y las preguntas de los usuarios. Eso cuando no te encontrabas con el vendedor que no sabía ni siquiera las tarifas, que también los había y en gran número, aunque bien es cierto que no era en tiendas de Movistar sí eran sus distribuidores y representan en la misma medida a la compañía.

A esto hay que añadir el cabreo de muchos de los usuarios que no pudieron acceder a uno por varios motivos: bien por que ya no había terminales disponibles, bien por que después de hacer la cola para conseguir uno la gente no pudo canjear sus puntos debido al problema informático o bien por que aún siendo cliente de Movistar no tenían los suficientes puntos para acceder al terminal y sin estos (6500 puntos) no hay manera humana de hacerse con uno.

A esto hay que añadir el secretismo de Movistar en cuanto al tema de tarifas y contratos, que sacaron a la luz en el último momento y creo que más que nada para que a la gente no le diera tiempo a hacer números y ver a que precio sale en realidad el teléfono.

Para todo esto sólo hay un calificativo LAMENTABLE, que esto no sólo haya ocurrido en España y también en otros países no deja de ser una excusa barata para escurrir el bulto, han cometido errores para hacer el lanzamiento y muchos de ellos podían haberse subsanado con una correcta previsión, pero al parecer es mejor maltratar a sus clientes y a sus empleados y cabrear a todo el mundo que hacer las cosas de la forma correcta.

Por cierto, he visto muy poca gente que se haya sorprendido del precio del terminal, Jobs nos vendió en su fantástica presentación en la WWDC que el iPhone no tendría en nigún caso un precio superior a 199 $ y visto lo visto no se ha cumplido, ¿cuál es el motivo?, la verdad que me encantaría saberlo, es algo que realmente me tiene intrigado…

Lo cierto es que todo esto poco importa cuando ves a gente comprando el iPhone vendiendo su alma al diablo, pagando lo que haga falta para conseguir uno y contratando los planes de 60 € de voz y 25 € de tarifa plana para conseguir el terminal de la forma más económica, por supuesto renunciando a su número de teléfono actual dando un alta nueva. ¿Alguién se ha parado a pensar por cuanto le sale el terminal? Pues en esos 2 años pagarán a Movistar más de 2000 euros eso sin incluir el precio del terminal, una suma de lo más golosa para el operador. Está claro que con clientes así no necesitan cuidarlos, exigimos demasiado poco, parece que son los clientes los que prestan el servicio a las compañías y no al contrario.  En hostelería cuando a uno lo atienden mal es probable que no repita, pero en cuanto a los operadores de telefonía móvil y fija somos de lo más permisivos.

En definitiva, un suspenso a Movistar y su lanzamiento del iPhone…

Anuncios
Explore posts in the same categories: iPhone

Etiquetas: ,

Both comments and pings are currently closed.


A %d blogueros les gusta esto: