A vueltas con las vacaciones

Mis vacaciones se acercan, mis dos semanitas en septiembre a partir del día 15 y aun no tengo claro donde voy a ir este año, aunque barajo varias posibilidades. Lo cierto es que tengo muchas dudas sobre el destino y cada vez menos tiempo para decidirme.

El año pasado la decisión fué de lo más sencilla: Riviera Maya y fue fantástico. Yo creo que ahí está el problema, es muy difícil de superar…

El año pasado por estas fechas estaba casi a punto de salir hacia Mexico, a primeros de septiembre, después de mirar foros y foros y montones de hoteles por fin me había decidido. Elegí un hotel de la cadena Riu cercano a Playa del Carmen, concretamente el Palace Mexico y lo cierto es que no me arrepiento de la elección.

El hotel limpio y cuidado y muy próximo a Playa del Carmen, antiguo pueblo de pescadores hoy reconvertido a ciudad turística. y al que se llegaba andando en apenas 20-25 minutos o en taxi en apenas 5.

Como uno es muy aventurero y ha viajado mucho y a muchos países me decidí a hacer las excursiones por libre y alquilar un coche para tener más libertad, ¡menudo acierto!, una vez te acostumbras a las carreteras de Quintana Roo y Yucatán y a la forma de conducir de los mexicanos todo va rodado. La gasolina a un precio que ya podía estar en España y largas carreteras prácticamente rectas paralelas a la costa y por el medio de la selva.

El primer día fué un palizón de kilómetros, pero que merecieron sobradamente el esfuerzo. Por fin pude ver Chichén Itzá, la espinita clavada que tenía desde que viví en Veracruz una temporada y que no pude visitar por aquel entonces. No es tan sobrecogedor como las Pirámides de Giza, pero es realmente bonito.

A la salida y aprovechando que quedaba de paso una parada en el cenote de Ik-Kil. Realmente bonito a pesar de estar muy preparado para el turismo. Yucatan está lleno de estos cenotes y de ríos subterráneos ya que al ser una plataforma caliza no existen los ríos en superficie.

De vuelta hacia el hotel parada obligada en Coba, ciudad Maya en medio de la selva y de la que aún queda mucho que por sacar a la luz. ¿Su atractivo? tener la pirámide más alta del Yucatán y sobre todo ser de las pocas a las que aún se puede subir, si uno reune el valor suficiente. Son unos 44 m de altura subiendo por una escalera casi vertical, pero una vez arriba las vistas son impresionantes. Nótese en la foto la “pequeña” pirámide que está cerca.

Después de más de 700 km y de un madrugón a las 5 de la mañana, era hora de volver al hotel y reunir fuerzas para el segundo día de excursiones: Xel-Ha y Tulum.

Tulum, una de las pocas ciudades mayas junto a la costa, y la primera que avistaron los españoles desde la costa. Fué una de las pocas ciudades mayas que aún estaban habitadas cuando llegaron los españoles. Lo más bonito es el enclave de la ciudad, más que sus edificios, que no llegan al nivel de otras ciudades mayas. Pero merece la pena por su paisaje.

Después visita a Xel-Ha donde se mezclan río y mar de ahí su nombre que significa “dos aguas”. Ideal para hacer snorkel y refrescarse del intenso calor.

Después de dos días frenéticos tocaba relajarse en la playa del hotel y pasear por Playa del Carmen. La verdad que podría contar muchas cosas sobre ese viaje, pero sería demasiado largo. Resumiendo fué una experiencia fantástica, sobre todo por disponer de la libertad del coche y planificar las excursiones a mi antojo. El listón ha quedado muy alto y de ahí mi indecisión para este año. Prometo post a mi vuelta de las vacaciones…. sean donde sean…

Anuncios
Explore posts in the same categories: Viajes

Etiquetas: , ,

Both comments and pings are currently closed.

2 comentarios en “A vueltas con las vacaciones”

  1. phroc Says:

    Vaya relato, vaya fotos, vaya viaje… No me extraña que te cueste encontrar un viaje a la altura de tus expectativas para este año. ¿Eres tu el que nada en medio del “lago azul?. Son fotos realmente estupendas. Espero que puedas superar eso en tus vacaciones de este año.

  2. folixia Says:

    Lamentablemente yo estoy detrás de la cámara en la foto del “lago azul”, la verdad que daba un poco de miedo bañarse por que el agua era totalmente transparente pero tenía mucha profundidad y sólo se veía negro debajo. Se me olvidó decir en el relato que está a unos 60 m debajo del nivel de suelo y que se baja por unas escaleras.

    Me alegro que te hayan gustado mis fotos, tuve que elegir algunas entre mas de 400 que hice. Lo de la calidad se lo debo a mi pequeña compacta Kodak, que lejos de ser una reflex hace fotos más que decentes.

    A ver en que termina lo de este año, quien sabe, igual hasta repito, aún me queda mucho por ver por allí.


Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: