Bajadas de tipos y la falsa euforia

La gente se pone como loca de contenta cuando lee en prensa que el BCE (Banco Central Europeo) va a rebajar otra vez más los tipos de interés. La verdad que yo no llego a comprender muy bien por que motivo se ponen tan contentos; ¿quieren endeudarse más?, ¿pretenden que su hipoteca se rebaje a la mitad?, ¿todo lo que es bajar es bueno?.

En este país por desgracia hay una gran incultura financiera, y no digo que debamos ser todos unos expertos, pero sí tener al menos unos conocimientos mínimos para que no nos engañen de cualquier modo.

Esta incultura ha sido la causante de que la mayoría de la gente deba más de lo que vale en la actualidad su vivienda, la causante de que haya personas que vendan sus viviendas debido a la crisis, lo hagan por más dinero del que pagaron por ella, vayan a pagar al banco y este les diga: “aun le faltan por liquidar X miles de euros de la hipoteca” y el pobre vendedor incauto ponga cara de sorpresa y de incredulidad y piense ¿cómo puede ser?.

Esa misma incultura es la que hace que la gente se ponga eufórica cuando ve bajadas de tipos del BCE, cuando en realidad no deberían de alegrarse tanto. ¿Por qué?

Pues simplemente por que a pesar de la bajada de los tipos los créditos personales rondan el 8% mucho más caros que hace unos años cuando los tipos del BCE eran más altos.

Por que con los tipos más bajos los bancos nos van a dar menos por nuestro dinero.  Esas cuentas de “alta rentabilidad” del 5% ahora están en torno al 2,5% o 3%. Es decir para “ganar” el mismo dinero que en el 2008 en una de esas cuentas necesitas tener bastante más dinero en ellas (aproximadamente un 35-45% más).

Por que por mucho que rebajen los tipos de interés hay una cosa que se llama “suelo” que nos va a hacer la puñeta. Mucha gente desconoce esta cláusula en sus hipotecas que marcan un mínimo del que no puede bajar la cuota, así que por mucho que bajen los tipos y nuestro diferencial sea del 0,50% si tenemos el suelo llegará un momento en que no bajará más nuestra cuota mensual.

Así que resumiendo, nuestro dinero vale menos que nunca, mínimos históricos… el banco nos cobra los créditos personales mucho más caro que años atrás, además del endurecimiento a la hora de concederlos. Lo mismo ocurre con las hipotecas, ahora como máximo un 80% del valor de tasación y con la cláusula de suelo empezando a aplicarse para disgusto de muchos. Así que ¿por que alegrarnos con estas noticias?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Economía

Etiquetas:

Both comments and pings are currently closed.


A %d blogueros les gusta esto: