Tareas y proyectos en GTD

Cuando comenzamos a utilizar GTD muchos caemos en el error de no distinguir realmente lo que son tareas o próximas acciones de lo que son proyectos.

David Allen deja bien claro que los proyectos son todo aquello que requiera más de un paso (acción) para que esté finalizado.

En muchas ocasiones, según esa definición de David Allen, tendremos pequeños proyectos de pocos pasos que los que empezamos algún día en esto del GTD solemos colocar erroneamente en la lista de próximas acciones. Es decir eran pequeñas cosas pero que aún así requerían más de un paso para poder finalizarse.

Este error nos lleva en ocasiones a dejar esa mal llamada tarea pendiente de forma indefinida, al no identificarla como un proyecto e ir desgranando los sucesivos pasos.

¿Algunos ejemplos de proyectos mal llamados tareas?

  • Contratar nueva secretaria
  • Reformar la casa
  • Fotocopiar un libro

No nos damos cuenta de que se trata de pequeños proyectos con varios pasos. En el caso de contratrar a una nueva secretaria, tendriamos que hacer un proceso de selección, decidir si va a ser la propia empresa quien lo haga o una externa, quién se va a encargar de ello si es la propia empresa la que lo hace, decidir que criterios debe tener el nuevo personal…

Con la reforma de la casa sucede lo mismo. Tendremos que pedir presupuestos, decidir materiales, contratar a alguien que haga la reforma o hacerla nosotros mismos, comprar todo lo necesario, pedir permisos si corresponde…

Incluso con fotocopiar un libro que parece una tarea simple podemos desgranarla en algunos pasos como: hacerse con el libro a fotocopiar, llevarlo a la fotocopiadora y recogerlo en la fecha acordada. Como veis algo que parece tan sencillo en realidad nos requiere de varios pasos.

Es importante distinguir bien si se trata de una sola acción a realizar o de varias, sólo hay que pensar cual es el siguiente paso y si con este ya podemos dar por finalizada la tarea. Si requiere más de una acción se trata de un “proyecto” y debemos incluirlo como tal en nuestra lista de proyectos para que nos sirva de recordatorio durante nuestro repaso semanal y las acciones o pasos que debamos ir dando para finalizarlo deberán de ir a nuestra lista de próxima acciones.

¿Cuándo debemos tomar esa decisión? durante la fase de procesado de nuestra bandeja de entrada. Ahí veremos si lo que hemos anotado es algo que requiere un paso o más y en la siguiente fase de organización es cuando deberemos anotarlo en las listas correspondientes.

Puede ser que llegados a este punto nos demos cuenta de que tengamos entre manos un pequeño proyecto que nos requiere más esfuerzo y pasos de los que podemos acometer en ese instante. Ahí es cuando entra en acción nuestra fantástica lista de algún día / quizá donde nuestro proyecto quedará latente a la espera de que podamos llevarlo a cabo. Por ejemplo a que tengamos la liquidez suficiente para hacer esa reforma de la casa que tanto deseamos hacer…

Anuncios
Explore posts in the same categories: Gestión del tiempo, Productividad personal

Etiquetas: , , ,

Both comments and pings are currently closed.


A %d blogueros les gusta esto: